domingo, 15 de febrero de 2015

Palabras

Pensaba por estos días en las palabras y las horas, en la forma en la que se relacionan las palabras y el tiempo, y en como existen palabras de acuerdo con el día, la estación, la temporada. Por ejemplo las palabras de la noche son diferentes a las de la mañana, estas últimas surgen fáciles, fluidas, frescas, como traídas por el viento del amanecer. En cambio las palabras de la noche pueden ser profundas, interiores, misteriosas, a veces incluso clandestinas, palabras que no pueden repetirse a viva voz con el sol de la mañana.

Asimismo pienso que hay palabras para el verano, para el mar y para los días de lluvia, palabras para la familia y palabras que se reservan para decirlas solo con la voz de adentro.  Creo que mis preferidas son dos: las palabras que llegan con el impulso del sol y las palabras que surgen solo en las noches estrelladas. Por estos días también me llegan palabras de las tres de la mañana, son vertiginosas, rápidas, como peces en su recorrido migratorio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario